Propiedad industrial y transferencia de tecnología

¿Qué relación tiene la transferencia de tecnología y la propiedad industrial?

Las definiciones son múltiples y varían según su contexto. Una de dichas definiciones es la que la entiende como un procedimiento por el que alguien que desarrolla tecnología la pone a disposición de un tercero para que la explote. Este tercero puede ser un socio comercial o un tercero extraño. Por esto es importante tener presente que la transferencia implica una negociación que delimitará los derechos y deberes entre quienes realizan el negocio.

La ley N° 19.039 reconoce expresamente que los derechos de propiedad industrial pueden ser objeto de toda clase de actos jurídicos, los que para que sean oponibles a terceros deberán constar, al menos, por instrumento privado suscrito ante notario y se anotan al margen del registro respectivo artículo 14.

La ley N° 19.039 también admite la cesión de solicitudes de inscripción de derechos de propiedad industrial en trámite.

Razones por las que se transfiere la tecnología

Fundamentalmente, la transferencia de tecnología servirá para formar alianza con socios que cuenten con los recursos económicos o estratégicos para:

  • Desarrollar la tecnología y ponerla en el mercado
  • Encargarse del proceso de fabricación
  • Comercializar o distribuir la innovación
  • Explotar el producto en un campo de aplicación diverso pudiendo abrir nuevas fuentes de ingresos
  • Explotar comercialmente la innovación

Enlace usado: http://www.wipo.int/sme/es/documents/pharma_licensing.htm#1.1

Importancia de transferir tecnología

La importancia de la transferencia de tecnología está dada por:

  • La tecnología en si misma no prestaría mayor utilidad si su titular no es capaz de llevarla al mercado. La transferencia de tecnología permite a las invenciones salir de su cascarón para poder ser utilizadas por quienes se encuentren interesados en ello.
  • La transferencia de tecnología permite, llevar esta tecnología de quienes la poseen a quienes la necesitan. No siempre la tecnología se va a producir a nivel interno sino que puede ser necesario recurrir a la tecnología de terceros.
  • La transferencia de tecnología puede ser una importante fuente de recursos que permita llevar a cabo una innovación y financiar innovaciones futuras, es decir, puede promover la innovación con la importancia que la innovación tiene para la sociedad. Por ejemplo se puede citar el caso de las universidades que suelen  carecer de los recursos necesarios para llevar al mercado las innovaciones y explotarlas comercialmente.
  • La transferencia de tecnología puede ayudar a la sociedad a solucionar múltiples problemas, como es el caso de las licencias farmacéuticas de productos destinados a la cura de enfermedades.
  • La transferencia de tecnología permite la circulación de la riqueza.
  • La transferencia de tecnología favorece la colaboración entre las universidades y centros de investigación, como desarrolladores de nuevas tecnologías por una parte, y la empresa privada, como ente financiador por la otra.
  • La transferencia de tecnología puede favorecer la competitividad de las empresas, ya que éstas al adquirir nuevas tecnologías podrán desarrollar mejores productos y servicios a precios más bajos. Esa nueva tecnología puede ser desarrollada al interior de la misma empresa o bien adquiriendo tecnología disponible en el mercado.
  • La transferencia de tecnología puede ser una importante aliada para conseguir recursos para las distintas etapas del desarrollo de una innovación incluidos los costos que supone proteger la propiedad intelectual derivada de la innovación. Por ejemplo, se puede lograr un acuerdo de licencia en una etapa muy temprana de desarrollo de una innovación, incluso en la etapa en que todo se mantiene como secreto comercial, los ingresos obtenidos gracias a dicha licencia pueden permitir financiar la protección de la innovación una vez que llegue el momento de hacerlo. Recordar que es posible ceder solicitudes de inscripción de derechos de propiedad en trámite.
  • La transferencia de tecnología puede permitir la recuperación de la inversión efectuada en I+D, que suele requerir grandes sumas de dinero. La posibilidad que exista de obtener recursos a través de la transferencia de tecnología es un elemento muy importante a la hora de convencer a los inversionistas de financiar innovaciones. Al respecto se debe considerar que para poder efectuar transferencia de tecnología es vital que los derechos de propiedad intelectual se encuentren debidamente protegidos y que la protección de las innovaciones por medio de la propiedad intelectual es muestra de seriedad frente a posibles inversores.
  • La transferencia de tecnología es casi una condición para la comercialización de nuevos productos y servicios.

Formas de transferir tecnología

La transferencia de tecnología suele tener carácter contractual, lo que implica que una parte consiente en transferirla y la otra parte consiente en recibirla. Los mecanismos más comunes para ello son:

  • Venta o cesión de derechos de propiedad intelectual
  • Concesión de licencias
  • Contratos sobre conocimientos técnicos o Know How
  • Franquicias
  • Alianzas estratégicas, empresa conjunta o joint ventures
  • Venta e importación de bienes de capital
  • Proyectos llave en mano
  • Acuerdos sobre consultorías.
imagen diagrama.jpg

 Enajenación o cesión del título de propiedad industrial y de solicitudes en trámite

La venta o compra de derechos de propiedad intelectual relativos a tecnología, que jurídicamente hablando se denomina cesión, implica la transferencia de los derechos de una persona a otra en carácter permanente. El titular que transfiere su tecnología dejará de ser el titular de los derechos relativos a esa tecnología.

La tecnología se compra o vende a un precio acordado, y probablemente sólo se mantendrán unas pocas obligaciones permanentes entre cedente o vendedor y cesionario o comprador.

Normalmente existirá una única transferencia de fondos que puede diferirse en el tiempo y puede hacerse depender de distintos factores, tales como el éxito que alcance el cesionario en la comercialización del producto.

Debido a que la cesión implicará para quien cede los derechos o también denominado cedente, la pérdida de la titularidad de los derechos cedidos, es preferible recurrir a las licencias de derechos ya que el precio que se puede obtener de una cesión o enajenación puede ser muy bajo en comparación al que se puede obtener por una licencia. De todos modos, se debe considerar que una licencia de carácter exclusiva, mundial y perpetua puede llegar a constituirse en una verdadera cesión de los derechos, ya que lo importante en este, como en otro tipo de contratos, no es el nombre con el que lo designen las partes que intervienen sino que los derechos y obligaciones que genera.

Las cesiones de derechos suelen ser empleadas por titulares de tecnología que no poseen experiencia en la comercialización de productos, o por quienes están interesados sólo en crear nuevas tecnologías sin encargarse de la fabricación o comercialización de nuevos productos.

Lo recomendable es siempre analizar cuáles son las expectativas futuras en relación a la tecnología desarrollada y cuál es la estrategia comercial, ya que la cesión puede implicar la pérdida de los derechos cedidos y la posibilidad de no poder disfrutar de los beneficios o ganancias que produzca la tecnología cedida en el futuro.

Por ejemplo, si se construye una casa o un edificio, perfectamente se puede vender esa casa, perdiéndose la propiedad que se tenía sobre ella, o bien se podría decidir arrendarla por un tiempo, con lo cual se mantiene el derecho de propiedad, y se sigue recibiendo dinero constantemente por el arrendamiento. La venta de la casa equivaldría a la cesión de los derechos de propiedad intelectual y el arrendamiento al otorgamiento de una licencia.

Dificultad de ceder derechos que no han sido registrados

Para la cesión y la transferencia en general de derechos de propiedad industrial, es muy importante que tales derechos estén registrados, ya que, a diferencia de lo que ocurre con el derecho de autor en que basta con la creación de la obra para ser considerado autor, en el caso de la propiedad industrial el derecho se adquiere a través de su registro. Si no hay registro será muy difícil defender los derechos de usos no autorizados por parte de terceros. 

Debe tenerse en cuenta que es la protección que entrega la propiedad intelectual la que transforma a los intangibles en una propiedad y en verdaderos activos comercializables.

Difícilmente alguien podrá interesarse en adquirir derechos de los que no consta su existencia o titularidad. Diferente es la situación en caso que al menos haya una solicitud en trámite, ya que en ese caso existe al menos la expectativa de obtener el registro con las consecuencias que ello conlleva.

Cuando la tecnología no se encuentra protegida, la misma puede ser considerada como de dominio público por no existir ningún requisito jurídico que exija el consentimiento de nadie para usarla. De hecho, se considera esencial evitar cualquier tipo de negociación y pago respecto de cualquier tecnología de dominio público.

Licenciamiento de títulos de propiedad industrial

¿Qué son las licencias?

Las licencias son asociaciones entre un titular de derechos de propiedad intelectual o también llamado licenciante y otra persona que recibe la autorización para usar dichos derechos  o también llamado licenciatario, a cambio de un pago convenido de antemano (tasa o regalía). O más simple aún, es la autorización que el titular del derecho de propiedad intelectual otorga a un tercero para utilizarla en los términos y condiciones acordados, con una finalidad determinada, en un territorio definido y durante un periodo de tiempo convenido.

A diferencia de lo que ocurre con la cesión de derechos de propiedad intelectual, quien otorga la licencia (licenciante) sigue siendo titular de los derechos sobre los que recae la licencia y sólo da una autorización para que otros la usen. De todos modos, siempre debe tenerse en cuenta al celebrar un acuerdo de licencia que, no obstante que se haya denominado como "licencia" al acuerdo, podría tratarse de una verdadera cesión de derechos, no será el nombre del contrato lo que determinará su carácter sino su contenido.

Se distinguen principalmente tres tipos de licencia: de tecnología; licencia y acuerdos de franquicia sobre marcas; licencias sobre derecho de autor.

Ventajas económicas de las licencias

  • Las licencias pueden permitir al inventor resolver el problema que represente la fabricación de los productos cuando no quiera o no pueda hacerlo por sí mismo, delegando esa función en otros que cuenten con la capacidad de fabricación y distribución de los productos. Por el contrario, puede permitir a quien no cuente con recursos para desarrollar actividades de I+D acceder a los conocimientos técnicos que necesite sin tener que desarrollar las actividades de I+D.
  • Las licencias pueden significar una importante fuente de ingresos para el Licenciante ya que éste mantiene la titularidad de su propiedad intelectual sobre la tecnología y  normalmente recibirá ingresos a través de las regalías.
  • Las licencias pueden ayudar a una empresa a comercializar su tecnología o ampliar sus operaciones a nuevos mercados en forma más fácil y eficaz que si lo hiciera por su cuenta.
  • Las licencias pueden permitir acceder a nuevos mercados que de otra forma podrían ser inaccesibles, ya que el licenciatario puede obligarse a efectuar todas las adaptaciones necesarias para entrar en un mercado extranjero, entre ellas, traducción de etiquetas e instrucciones, modificación de los productos, etcétera, a fin de que tales productos cumplan con las normativas locales. El licenciatario podrá asumir la responsabilidad por la fabricación, ubicación, logística y distribución en el ámbito local.
  • Las licencias pueden llegar a convertir a un infractor o competidor en un aliado, evitando así un litigio sobre propiedad intelectual con el consiguiente ahorro de recursos por tal concepto.
  • Las licencias pueden generar nuevos productos o servicios o mejorar los existentes aumentando la competitividad en el mercado.
  • Las licencias pueden ayudar a mejorar la productividad de las empresas al incorporar tecnología que les ayude a disminuir tiempos o costos de producción.

Carácter contractual de las licencias sobre propiedad intelectual

Las licencias son un verdadero contrato, ya que son un acuerdo de voluntades que genera derechos y obligaciones para los contratantes, licenciante y licenciatario.

Dependerá de las legislaciones de cada país los requisitos o formalidades que se exigen para la celebración de este tipo de contratos. En Chile se exige en general para los actos jurídicos realizados sobre derechos de propiedad industrial, que éstos consten en instrumento privado (es decir, que no es escritura pública) suscrito ante notario, del que debe tomarse nota en extracto al margen del registro de que se trate. Es decir, se otorga un documento entre las partes, el que debe ser firmado ante notario, y luego se solicita a INAPI que anote el extracto o resumen del mismo al margen del registro que fue objeto del contrato.

Es importante tomar en cuenta que el tipo de contrato de que se trate no estará determinado por el nombre que le pongan las partes; lo que importa es el contenido del mismo, los derechos y obligaciones que produce, ya que si bien el contrato puede ser llamado de licencia, según la extensión de los derechos que otorgue podrá tratarse en realidad de una verdadera cesión y no de una licencia. Asimismo, es perfectamente posible, y de hecho suele ocurrir, que en un mismo contrato se mezclen características de distintos tipos de transferencia de tecnología como una licencia con un contrato de know how.

Cualquiera sea el caso, la celebración de un acuerdo de licencia supondrá la negociación entre el licenciante y el licenciatario, para lo cual es recomendable considerar algunas pautas para la negociación de licencias.

Tipos de Licencias

i. Licencias exclusivas

La exclusividad de las licencias dice relación con el alcance de los derechos cuyo uso se permite a través de la licencia y supone el derecho a excluir a otros de la explotación de la propiedad intelectual.

En una licencia exclusiva, el licenciatario podrá ser la única persona facultada para explotar la patente.

En virtud de una licencia exclusiva, el licenciante no podrá conceder licencias a otros o explotar él los derechos de propiedad intelectual sobre los que recae la licencia exclusiva.

La exclusividad de las licencias puede estar limitada a un territorio específico, siendo exclusiva en ese territorio y no exclusiva en otros, a un campo de aplicación determinado, etcétera.

Las licencias exclusivas normalmente se emplean cuando el licenciatario debe realizar una inversión sustancial, por ejemplo en casos de tecnologías que se encuentren en una etapa inicial de desarrollo.

Las licencias exclusivas pueden no ser muy recomendables para el licenciante porque limitan su libertad para entablar relaciones comerciales con otros licenciatarios. Además, puede ocurrir que el licenciatario no haga buen uso de la tecnología licenciada con lo que la comercialización de esa tecnología puede dejar de ser comercialmente exitosa. Las licencias exclusivas pueden limitar las posibilidades del licenciante de compartir con varios licenciatarios los riesgos y beneficios haciéndolo depender del éxito del único licenciatario.

Algunas medidas con las que un licenciante puede resguardarse de algunos aspectos negativos de una licencia exclusiva:

  • condicionar la exclusividad de la licencia a que el licenciatario obtenga un nivel mínimo de ingresos en concepto de regalías o venta de los productos;
  • establecer un periodo de exclusividad más corto que la duración de la licencia, lo que puede ayudar al licenciatario a crear su empresa y comenzar con una cierta ventaja en el mercado;
  • estipular que la exclusividad sólo se aplique a ciertos derechos, en relación a ciertas tecnologías o en ciertos territorios.

En algunos países las licencias exclusivas pueden ser ilegales o estar sujetas a control jurídico.

ii. Licencias únicas

Se denomina licencias únicas a aquellas licencias exclusivas en que el licenciante no pierde la facultad de explotar sus derechos en el territorio en que se aplica la exclusividad.

iii. Licencias no exclusivas

Licencias en que el licenciatario no es el único licenciatario, siendo el licenciante libre para celebrar licencias con otras personas.

Las licencias no exclusivas permiten al licenciante tener un mejor control sobre su tecnología, lo que puede ser benéfico para él, ya que la explotación por varios licenciatarios de la tecnología en distintos mercados o productos posibilita la evolución y desarrollo de la tecnología.

Normalmente la compensación por este tipo de licencias es menor que tratándose de licencias exclusivas.

iv. Licencias no voluntarias

Autorización que confiere la autoridad competente a un tercero para usar una invención sin o contra la voluntad de su titular por haberse configurado una situación de abuso monopólico. 

En Chile, los casos en que la autoridad puede pronunciarse sobre una solicitud de licencia no voluntaria son, entre otros:

  • que el titular de la patente haya incurrido en conductas o prácticas declaradas contrarias a la libre competencia, en relación directa con la utilización o explotación de la patente de que se trate, según decisión firme o ejecutoriada del Tribunal de la Libre Competencia;
  • cuando por razones de salud pública, seguridad nacional, uso público no comercial, o de emergencia nacional u otras de extrema urgencia, declaradas por la autoridad competente, se justifique el otorgamiento de dichas licencias;
  • cuando la licencia no voluntaria tenga por objeto la explotación de una patente posterior que no pudiera ser explotada sin infringir una patente anterior (licencias no voluntarias por patentes dependientes).

El caso de las licencias no voluntarias por patentes dependientes puede ser especialmente importante si para desarrollar su innovación necesita contar con una patente previa y el titular se niega a otorgar dicha patente. Los requisitos para obtener en Chile licencias no voluntarias se encuentran establecidos en el artículo 51 y siguientes de la Ley N°19.039.

Algunas consideraciones para decidir si licenciar o no

Además de considerar las ventajas económicas de las licencias se recomienda revisar algunos de estos puntos, que pueden dar orientación al tomar la decisión de autorizar el uso de la tecnología.

Desventajas de concesión de una licencia para el licenciante:

  • Es posible que la actividad del licenciante genere mayores beneficios que los que se obtengan otorgando la licencia.
  • El licenciatario puede convertirse en competidor del licenciante si tiene el derecho a operar en el mismo territorio que el licenciante, con lo que el licenciatario podría "devorar" las ventas del licenciante haciendo que éste gane por concepto de regalías menos de lo que hubiera ganado por las ventas que perdió a favor del licenciatario, debido a ello es importante ser cuidadoso al momento de fijar, entre otras cosas, el territorio para el que se concede la licencia.
  • Si la tecnología sobre la que recae la licencia no está claramente definida o acabada, podría esperarse que el licenciante continúe con las costosas actividades de desarrollo.
  • Si la tecnología sobre la que recae la licencia no está claramente definida o acabada, el licenciante, para obtener beneficios, puede quedar sujeto a las aptitudes, capacidades y recursos del licenciatario.

Desventajas de concesión de una licencia para el licenciatario:

  • El licenciatario podría estar contrayendo un compromiso financiero respecto de una tecnología que no estuviera "lista" para ser explotada comercialmente, o que requiera modificaciones para satisfacer las necesidades comerciales del licenciatario.
  • Una tecnología puede agregar un costo adicional a un producto que aun no esté afianzado en el mercado. La introducción de nuevas tecnologías es conveniente si el mercado al que va dirigida la tecnología introducida en ese producto es capaz de absorber el mayor costo que implica la introducción de esa tecnología. El producto en sí puede verse enriquecido por la tecnología pero la misma tecnología puede encarecerlo impidiéndole su introducción al mercado.
  • Las empresas que dependen de licencias de tecnologías pueden volverse demasiado dependientes de esas licencias lo que podría obstaculizar su futura expansión o su capacidad para adaptar, modificar o mejorar sus productos para diferentes mercados.

Algunas estipulaciones básicas que debe tener un acuerdo de licencia

Contratos de conocimientos técnicos o Know How

El contrato de Know How es uno de los tres métodos más empleados para transferir y adquirir tecnología y recae sobre los conocimientos técnicos.

Los conocimientos técnicos se entienden como los conocimientos sobre la manera de hacer algo en un ámbito determinado, por ejemplo cómo operan las cañerías empleadas en la industria minera.

Los conocimientos pueden comunicarse de forma tangible o intangible.

La comunicación tangible se da por ejemplo a través de documentos, fotografías, proyectos, tarjetas de computadores, etcétera.

La comunicación intangible puede darse en un acto de capacitación que efectúa un ingeniero de la empresa proveedora de los conocimientos a un ingeniero de la empresa que los recibe.

Los acuerdos sobre Know How pueden constar en una licencia, por ejemplo si además de transferir la tecnología relativa a las cañerías se incluye la capacitación de los empleados del licenciatario para el uso de las mismas, la entrega de manuales de uso, etcétera, o bien se puede acordar en un texto separado que normalmente se denomina "contrato sobre conocimientos técnicos" o "contrato de know how".

Ejemplos de contratos de Know How

Franquicias

La franquicia es una disposición comercial por la que la reputación, información técnica y conocimientos de una parte se combinan con la inversión de otra parte con el fin de vender mercancías o servicios o de prestar servicios directamente al consumidor. El establecimiento donde se comercializan tales productos o servicios normalmente tendrá una marca registrada, una marca de servicio o nombre comercial y tendrá un aspecto especial y característico, por ejemplo, piense que el establecimiento de la mayoría de las cadenas de comida rápida establecidas en Chile se produce gracias a contratos de franquicia.

La licencia que otorga el titular para el uso de la marca suele ir unida al suministro de conocimientos técnicos con una forma determinada: información técnica, servicios técnicos, asistencia técnica o servicios administrativos relativos a la producción, comercialización, mantenimiento y administración.

Características que suelen presentarse en un contrato de franquicia:

  • Existe una licencia por la que se permite al titular de la franquicia (franquiciado), a cambio de un pago,  el uso del sistema desarrollado por el franquiciador (quien otorga la franquicia) para la explotación de un determinado negocio.
  • Existe una relación interactiva continua que comprende ventas múltiples del producto en franquicia durante un periodo de tiempo en el que el franquiciador prestará asistencia continua al titular de la franquicia para establecer, mantener y promover el lugar donde se explota el sistema de franquicia, por ejemplo, el restaurante de comida rápida. Además, el franquiciador actualizará la información en la medida que desarrolle técnicas nuevas para el mejor funcionamiento de dicho lugar. Por su parte, el titular de la franquicia pagará en forma continua al franquiciador derechos por el uso del sistema objeto de la franquicia.
  • El franquiciador tiene el derecho de determinar cómo debe funcionar el negocio, por ejemplo, en materias de control de calidad, protección del sistema franquiciado, pormenores operativos, etcétera.
  • La concesión de la licencia de una marca registrada suele ser una condición básica para celebrar un acuerdo de franquicia, ya que lo que le importa al franquiciado es poder gozar del prestigio y reconocimiento del que goza la marca, al efecto se recomienda revisar el valor y las funciones de las marcas comerciales.

Ejemplo de contrato de franquicia

Empresas conjuntas

Las empresas conjuntas consisten en una alianza entre dos empresas separadas las que pueden o no constituir una nueva empresa. En virtud de tal alianza las empresas pueden complementar las capacidades de cada una para llevar adelante una innovación, una puede aportar sus recursos en investigación, la otra la capacidad para desarrollar actividades de I+D, o una puede fabricar y la otra comercializar, etcétera.

Tratándose de tecnologías desarrolladas en el marco de una empresa conjunta será fundamental determinar la titularidad de la propiedad intelectual resultante, podrá tratarse de una cotitularidad en que licenciante y licenciatario sean los titulares de la propiedad intelectual resultante, aunque esto puede depender de la legislación de los países que no tratan de la misma forma la cotitularidad.

Con frecuencia lo que ocurre en este tipo de empresas es que una parte aportará tecnología o los conocimientos especializados que posee y la otra parte aporta capacidades financieras y de gestión, debido a lo cual la alianza entre las empresas suele incluir la concesión de una licencia o el otorgamiento de licencias cruzadas para reglamentar el uso de la información protegida así como las compensaciones por dicho uso. Por ejemplo, la alianza entre una PYME que desarrolla actividades de I+D básica y otra PYME que desarrolla actividades de I+D aplicada, o la unión entre la empresa privada, que tiene los recursos económicos, con una universidad que cuenta con el conocimiento y capacidad inventiva.

Acuerdos de distribución tecnológica

Un acuerdo de distribución tecnológica, como su nombre lo indica, es un acuerdo por el que una parte encarga a otra la distribución de la tecnología desarrollada por el primero. Esta es una figura importante para el caso en que se requiera contar con los servicios de una empresa que ya cuenta con la infraestructura necesaria de gestión comercial, canales de distribución, etcétera. El distribuidor será quien lleve los productos a los consumidores.

La distribución de tecnología implica que el distribuidor adquiera dicha tecnología para su posterior distribución. A diferencia de otros acuerdos, como el de joint venture, en este caso el titular de la propiedad intelectual se encuentra determinado, ya que es tal quien proporciona la tecnología para su distribución. El distribuidor adquiere el derecho de distribuir pero no interviene en el desarrollo de la tecnología propiamente tal, por lo que será necesario contar con las licencias que permitan al distribuidor realizar la distribución y probablemente la licencia para el uso de la marca de lo que esté siendo distribuido.

Los acuerdos de distribución de tecnología, como ocurre con otros tipos de contratos, podrán celebrarse en carácter de exclusivos o no exclusivos.

Límite a las licencias. Agotamiento de los derechos de propiedad intelectual

El agotamiento de los derechos de propiedad intelectual constituye un límite a los derechos de propiedad intelectual, que significa que una vez que un producto protegido por propiedad intelectual ha sido comercializado legítimamente, es decir con la respectiva autorización para ello, los derechos de propiedad intelectual de la explotación comercial sobre ese producto se han agotado, con lo que, salvo que la legislación establezca otra cosa, el titular de los derechos que autorizó el uso no podrá oponerse o controlar los actos posteriores de reventa, arrendamiento, préstamo u otras formas de uso comercial por terceros. El agotamiento de los derechos limita el "derecho a prohibir" que entrega la propiedad intelectual.

El agotamiento de los derechos es también un límite a las licencias, ya que si el producto licenciado es puesto en el mercado por el titular de los derechos o por el licenciatario con el consentimiento del licenciante, el licenciante no puede impedir que otros adquieran el producto licenciado, lo modifiquen o lo transformen con el propósito de revenderlo posteriormente.

Por ejemplo, en materia de patentes se señala que la patente de invención no confiere el derecho de impedir que terceros comercialicen el producto amparado por la patente que ellos hayan adquirido legítimamente después que ese producto se haya introducido legalmente en el comercio de cualquier país por el titular del derecho o por un tercero con el consentimiento de aquél. Por lo tanto, el licenciante una vez que otorga la licencia sobre su innovación no puede impedir que terceros comercialicen el producto en que se incorporó esa tecnología porque su derecho se agotó. Una vez que el producto patentado y sobre el que recae la licencia ha sido comercializado el licenciante no puede prevalerse, respecto del producto patentado, de los derechos que le otorgaba la patente, en virtud de ello el comprador puede usarlo y volverlo a vender libremente sin que se esté violando la patente, esto es así porque se entiende que el titular de la patente ya obtuvo la retribución que la patente podía otorgarle.

Debido a lo anterior las licencias no deberían contener limitaciones a la facultad del licenciatario de utilizar o revender libremente el producto patentado.

Texto no definido
Texto no definido