Chicha y Dulces de Curacaví obtienen el Sello de Origen

28 de Abril de 2017

Ambos productos fueron reconocidos por presentar atributos distintivos asociados a su lugar de origen. La iniciativa impulsada por el Ministerio de Economía y el Instituto Nacional de Propiedad Industrial - INAPI - busca potenciar y proteger comercialmente los productos tradicionales del país.

imagen foto_portada.jpg
A partir del viernes 28 de abril, los vecinos y vecinas de Curacaví tienen doble motivo para celebrar, esto luego que INAPI hiciera entrega del Sello de Origen a los dos productos más tradicionales de la comuna: la chicha y los dulces.

Ambos reconocimientos se realizaron en el marco de la inauguración de la Fiesta de la Chicha, actividad que fue encabezada por el Director Nacional de INAPI, Maximiliano Santa Cruz.

"Este hito es el resultado de un arduo trabajo que ha sido liderado por los productores y las productoras locales, con el apoyo del Gobierno Regional Metropolitano y de la I. Municipalidad de Curacaví, además de la colaboración de privados, como la Fundación para la Superación de la Pobreza. Nos sentimos muy orgullosos, porque este es un claro ejemplo de asociatividad con miras a fortalecer el emprendimiento local en función de la conservación de sus tradiciones", manifestó el Director de INAPI.

En el caso de la Chicha de Curacaví, se logró la obtención de su Denominación de Origen (DO), en base a las características de su proceso de elaboración, ya que fue necesario acreditar la presencia de factores naturales y humanos.

La producción de esta bebida es 100% artesanal, ya que en sus etapas de molienda y triturado, se realiza con las manos, etapa conocida como zaranda. Esto permite que la división de los residuos indeseados, para posteriormente generar una cocción en fondos de cobre y/o acero inoxidable. En todas sus etapas, no se consideran ingredientes artificiales.

Por su parte, los Dulces de Curacaví, fueron reconocidos con la Indicación Geográfica (IG), signo utilizado para productos que tienen un origen geográfico concreto y poseen cualidades o una reputación derivadas específicamente de su lugar de origen.

Este producto típico chileno, ostenta una larga historia, tradición y reputación, consistentes en masas horneadas en base de harina, azúcar, huevos, polvos de hornear, rellenas de manjar o dulce de leche; en sus variedades de chilenitos, alfajores, empolvados, entre otros.

El Sello de Origen no sólo permite reconocer el valor que estos productos tienen para nuestro país, sino que también, y desde la perspectiva de quienes desempeñan estos oficios, les permitirá evitar la competencia desleal.