< volver

Mauricio Gallardo recibe feliz el título de su patente de invención de manos de la profesional de INAPI  Mónica Reyes.
Mauricio Gallardo recibe feliz el título de su patente de invención de manos de la profesional de INAPI Mónica Reyes.
   
Mauricio Gallardo recibe de manos de Mónica Reyes, jefa del Departamento Jurídico de Patentes, el título por su modelo de invención.
Mauricio Gallardo recibe de manos de Mónica Reyes, jefa del Departamento Jurídico de Patentes, el título por su modelo de invención.
 A Mauricio Gallardo no le gustaba dormir en carpa, le resultaba difícil, pues le generaba una sensación de inseguridad. Es así como decide crear algo que solucionara este problema. En su taller, tenía un carro de arrastre plano de 2 metros de ancho por 2,5 metros de largo. Fue así como decidió construir su propia casa rodante. "Una vez que tenía armada la estructura perimetral, me percaté de que la superficie interior sería de tamaño muy reducido; me pregunté ¿dónde pongo el baño, la cocina, las camas? Decepcionado por lo que estaba pasando, me senté en la terraza y tomé una caja de fósforos, comencé a abrirla y a cerrarla mientras pensaba cómo aumentar el tamaño de mi casa rodante. De pronto comprendí que la solución estaba en mis manos. Decidí aplicar el simple pero eficiente principio de abrir y cerrar una caja de fósforos para aumentar la superficie útil de mi casa rodante", cuenta este inventor.

Gallardo explica su invención "consiste en un sistema telescópico que permite aumentar la superficie útil de una casa rodante o motor home convirtiéndola en una casa rodante de superficies ampliables", con esto, se logra aumentar prácticamente al doble tanto la superficie externa como la interna de la casa. ¿Cómo lo hace? Una parte de la casa comprende instalaciones fijas como muebles de cocina, baño, literas y otros; y la otra parte, se encuentra libre para dar cabida al contenido extra.
La gran ventaja de este invento,"radica en el hecho de que trasladar y estacionar una superficie de seis metros de largo por ejemplo, es muy distinto a trasladar y estacionar una de tres metros" (...) "Para trasladar y operar la casa rodante de superficies ampliables no se requiere de una licencia o permiso especial, salvo los requeridos actualmente conforme al tipo y tamaño del vehículo que actúe como remolcador", explica su creador.

Mauricio cuenta que este invento, - como nació para satisfacer una necesidad personal- , no tuvo una visión comercial. Pero, se dio cuenta, que es importante que las invenciones tenga un sentido comercial. "Gracias al desolador mal trato recibido por parte del ecosistema de apoyo al emprendedor, pude comprender que las invenciones necesariamente habría que orientarlas con un sentido comercial. Hoy hablo de invenciones dirigidas, invenciones con propósitos que tengan sentido, razón por la que estoy centrando mis acciones para difundir, educar y apoyar a la actividad inventiva en nuestro país mediante la Fundación Inventacción", afirma el chileno.

Gallardo dice que con la casa rodante ampliable, comenzó a usar las herramientas de protección de la propiedad intelectual, cuando el año 2010 ingresó la solicitud por esta patente de invención en el Instituto Nacional de Propiedad Industrial- INAPI y posteriormente solicitó un registro de derechos de autor en el Departamento de Derechos Intelectuales- DDI como proyecto de ingeniería. "Por ser mi primera incursión en el mundo de la propiedad intelectual, no contaba con la suficiente información ni conocimientos como para comprender que resultaba interesante realizar una solicitud internacional de protección", cuenta el inventor.

Es así, como dice estar "tremendamente agradecido de INAPI y de las personas que trabajan en la institución. INAPI y su gente me abrieron las puertas a un mundo nuevo, el mundo de la propiedad intelectual. He conocido a personas maravillosas colmadas de entrega y solidaridad donde te guían y te apoyan cuando llegas todo asustado y desorientado con una posible invención. Comprender y reconocer el trabajo realizado por las personas que le dan vida e identidad al INAPI, comenzando por su Director y hasta el más nuevo de los funcionarios, es un deber y un orgullo como inventor chileno. En mi opinión, INAPI se ha transformado en la institución gubernamental que forma parte fundamental de los que realmente están haciendo innovación en Chile y la Región", recalca Gallardo.

Mauricio Gallardo autor del libro "Confianza para emprender", hace un completo análisis, sobre el proceso a la hora de inventar. "Particularmente me inclino por la libertad creativa, una expresión natural de un proceso de transformación casi espontáneo. Un "toque mágico" saturado de pasión con una nueva visión. Todos tenemos y cargamos con un maletín de herramientas creativas, lo importante es atreverse y aprender a utilizar esas herramientas para transformar los recuerdos, las imágenes, las emociones y tantos otros, en la cosa nueva", afirma.

Este creador nacional, asegura que "un invento puede estar en cualquier parte y en cualquier cosa, sólo hay que capturarlo y transformarlo". Mauricio sabe la importancia que tiene contar con el título de su patente de invención. "Una patente es un derecho de exclusividad que otorga un Estado para que el titular pueda hacer uso de su tecnología sin temor a ser copiado por la competencia. Una creación tangibilizada y con protección de la propiedad intelectual, se transforma en un activo intangible, en un capital intelectual. Este derecho permite vender, licenciar o transferir una tecnología y obtener una retribución económica e incluso social", asegura.

Para el inventor nacional el apoyo de su familia es un pilar fundamental a la hora de inventar. Pero también cree que es muy importante "formar redes de contacto e insertarse colaborativamente con tus pares (...) Para el inventor aislado y solitario el camino siempre será muy difícil, para el inventor súper-conectado colaborativamente, las posibilidades de lograr transformar una creación en innovación aumentan exponencialmente".


Mauricio Gallardo hace un llamado a los inventores independientes, a que "venzan sus miedos, dejen de estar solos y se unan a esta red de innovación en movimiento y se transformen en inventores profesionales. Hoy contamos con una silenciosa -por ahora- red de inventores, una red colaborativa e inclusiva que nos proyecta para jugar sin ningún temor en las grandes ligas", finaliza.

Texto no definido